youtube linkedin google plus
MORTEROS Y SATE
desplegable
  • morteros para la colocación de baldosas cerámicas

MORTEROS PARA LA COLOCACIÓN DE BALDOSAS CERÁMICAS

Introducción

La colocación tradicional de recubrimientos cerámicos apenas contemplaba separación entre las baldosas. Eran juntas muy estrechas que se rellenaban con una mezcla de cal o cemento blanco y arena, en un contexto de colocación de baldosas de pequeño formato, absorbentes y sobre superficies de colocación muy estables.

A partir de los años sesenta y una vez generalizado el destajo en la colocación de recubrimientos cerámicos, se impuso la colocación “a tope” o “a testa”, sin separación física entre baldosas adyacentes. En el acabado final, se trataba simplemente de aplicar algún material que se pegara mínimamente a los bordes de las baldosas y que diera un juego estético a la hora de entregar el recubrimiento cerámico, sin pensar en el comportamiento de ese material en el tiempo.

Con esa finalidad, proliferaron en el mercado productos comercializados como lechadas o boradas, con la única pretensión de rellenar las hendiduras entre baldosas, con los únicos objetivos de una fácil y rápida aplicación, limpieza posterior, y un resultado estéticamente adecuado en un primer momento. Además, esos productos competían con la utilización directa de cemento blanco, sin árido, que se aplicaba directamente sobre las juntas entre baldosas y se limpiaba después con esponja húmeda.

Si bien las buenas lechadas o boradas incorporan árido fino en su composición y persiguen una mínima adherencia en los bordes no esmaltados de la baldosa cerámica, siempre que existe una cierta capacidad de absorción de agua, ninguno de esos productos asegura una adherencia a los flancos de la baldosa, al no existir separación entre piezas.

Con la difusión de formatos medios/grandes y la comercialización de baldosas no absorbentes, este tipo de rejuntado pasa a ser sinónimo de no calidad. Además, la inestabilidad de los soportes y todas las razones apuntadas anteriormente llevan a la conclusión de la necesidad de utilizar materiales apropiados para el relleno de juntas suficientemente dimensionadas, desde un mínimo de 1,5 mm en interiores hasta un mínimo de 5 mm en exteriores.

Los morteros para juntas deben tener idénticas prestaciones al recubrimiento, aunque estén algo protegidos de las agresiones mecánicas por los bordes de las baldosas. Sin embargo la junta de colocación debe absorber tensiones de compresión y tracción generadas a escala del recubrimiento y, en consecuencia, debe tener una buena respuesta a ellas.

Además tenemos que asegurar la adherencia del material de rejuntado a los flancos de la baldosa, ya que, normalmente, se trata de una superficie lisa pero con capacidad de absorción de agua muy diversa según el tipo de producto.

A partir de estas exigencias asociadas al funcionamiento de la junta de colocación, tenemos que pensar en otras características vinculadas a la superficie vista del material, afectada por las condiciones ambientales, las agresiones químicas y físicas, especialmente en pavimento.

Inicio Morteros SATE SATE para particulares Información Técnica Sobre nosotros Contacto Aviso legal Mapa web youtube linkedin google plus