youtube linkedin google plus
MORTEROS Y SATE
desplegable

INFORMACIÓN TÉCNICA

Importancia de las juntas de movimiento y colocación



Un revestimiento cerámico se caracteriza por ser un sistema rígido modular, la junta de colocación es la separación física entre baldosas de dicho revestimiento.

A parte de las funciones estéticas las juntas de colocación tienen unas funciones técnicas bien definidas:

• Función mecánica: absorben las tensiones de compresión y tracción que se pueden producir en el ámbito de recubrimiento.
• Función de difusión de vapor desde los estratos inferiores.
• Función de absorber desviaciones dimensionales (de longitud y anchura) de aquellos tipos de baldosas que se comercializan con tolerancias.

Paralelamente también se utilizan las juntas para crear superficies con mejores propiedades antideslizantes.

Estas funciones añadidas al hecho de la difusión de formatos medios/grandes de baldosas, junto con su naturaleza no absorbente e inestabilidad de los soportes llevan a la recomendación del uso de juntas dimensionadas desde un mínimo de 1,5 mm en interiores y 5 mm en exteriores.

Los materiales de relleno apropiados para dichas juntas deberán cumplir los siguientes puntos:

• Prestaciones análogas al material de revestimiento en condiciones de absorción de agua, resistencia a la abrasión y condiciones ambientales. 
• Permitir absorber las tensiones de compresión y tensión del propio revestimiento rígido.
• Adherir sobre superficies lisas y poco absorbentes como el flanco de una baldosa.

Según estos conceptos y la clasificación de la norma UNE-EN 13888 para este tipo de materiales se procederá a la elección del material adecuado.

Las juntas de movimiento son interrupciones del recubrimiento cerámico que afectan, en algunos casos, a la entera sección del sistema pluriestrato y que están rellenadas con un material deformable, con carácter reversible y permanente. Tienen la función de absorber o atenuar las tensiones generadas sobre el recubrimiento.

Clases de juntas


• Juntas estructurales : para absorber las tensiones y movimientos de la estructura. Deben prolongar la junta existente en la estructura al recubrimiento cerámico independientemente que exista capa de desolidarización. Deben respetar la anchura y longitud, sin interrupciones, de la junta de la estructura original.



• Juntas perimetrales : para no limitar el movimiento del recubrimiento con elementos constructivos que ciñen el plano del revestimiento o que sobre él no actúen los movimientos de esos elementos. Deben tener una profundidad hasta el elemento de base estructural o como mínimo hasta la capa de desolidarización.



• Juntas intermedias : para dividir en paños la superficie total del revestimiento y que éste pueda absorber las tensiones propias de cambios de temperatura, humedad o retracción del soporte. Su profundidad es hasta el soporte.



Los criterios de diseño de las juntas de movimiento de manera genérica se pueden sintetizar de la siguiente manera: (Además de respetar las juntas estructurales preexistentes).

Revestimientos exteriores : Juntas de movimiento horizontales en las líneas superior en inferior del canto de los forjados y juntas verticales cada 3-4 m, formando paños de 9-12 m2, en función del color, del coeficiente de dilatación térmica lineal de las baldosas y las máximas oscilaciones térmicas previstas. También en los cambios de plano del cerramiento o la interposición de cualquier elemento constructivo que lo ciña. Serán de un mínimo de 10 mm de anchura.

Pavimentos exteriores : Juntas perimetrales y juntas intermedias en paños no mayores de 25 m2. Serán de un mínimo de 10 mm de anchura.

Revestimientos interiores : Juntas perimetrales sobre soportes deformables o inestables como por ejemplo cartón-yeso. En formatos de grandes baldosas y con poca o ninguna junta en colocación entre ellas. En encuentros con carpintería de aluminio o madera, duchas, bañeras que pueden rellenarse con juntas elásticas prefabricadas o in situ. En encuentros con forjados es recomendable dejar un espacio libre de 20-30 mm por debajo de éste, y en grandes superficies dejar juntas intermedias cada 8 m. Serán de un mínimo de 6 mm de anchura. 

Pavimentos interiores : Juntas perimetrales que podrán quedar embebidas con el rodapié o zócalo. Juntas intermedias cada 8 metros lineales ininterrumpidos o superficie de 40 m2 que se reducen a 5m y 25m2 en pavimentos oscuros de radiación solar directa, o situados sobre calefacción radiante o de naturaleza inestable. Serán de un mínimo de 6 mm de anchura.

A modo de conclusión destacar el hecho de que tal y como se ha descrito en estas líneas el uso y diseño de las juntas de movimiento y colocación es de vital importancia para evitar patologías por defectos y disfunciones en recubrimientos cerámicos.



Inicio Morteros SATE SATE para particulares Información Técnica Sobre nosotros Contacto Aviso legal Mapa web youtube linkedin google plus