youtube linkedin google plus
MORTEROS Y SATE
desplegable

INFORMACIÓN TÉCNICA

Aplicación de los adhesivos para la colocación de baldosas cerámicas


Bóveda de la maxura en la Mezquita de Córdoba.
Ampliación de al-Hakam II, 961-976. Decoración musivaria de teselas de vidrio dorado (técnica bizantina) e imposta mixtilínea de cerámica vidriada y decoración en verde cobre y marrón violáceo de manganeso.


Las técnicas tradicionales de colocación utilizando como material de agarre, el mortero de arena, cemento y cal, como por ejemplo “ a la valenciana” o “al tendido” han conseguido buenos resultados mientras se ha mantenido la compatibilidad entre el típico azulejo muy absorbente y de pequeño formato y la estabilidad del soporte en que se asentaba.

Sin embargo la utilización generalizada del hormigón en la edificación así como la diversificación de los soportes (la mayoría prefabricados), la aparición de baldosas más grandes y menos absorbentes y la industrialización de los morteros utilizados para alicatar y solar, han introducido una nueva tecnología de colocación que ha desbordado los campos tradicionales permitiendo satisfacer necesidades más exigentes como las industriales, grandes áreas comerciales, fachadas, piscinas, equipamientos hospitalarios, etc.

Este nuevo panorama ha requerido una rápida adaptación de los adhesivos cementosos compuestos por áridos seleccionados, aditivos, retenedores de agua y resinas en polvo, que ha permitido aumentar las resistencias mecánicas, la adherencia, la deformabilidad y realizar puestas en servicio muy rápidas.

Todo ello se traduce en un fuerte y progresivo desarrollo técnico alcanzado en el sector de los adhesivos para la colocación de baldosas cerámicas que ha permitido poner a disposición de los usuarios soluciones fiables para cada uso, reducir considerable los tiempos de ejecución y asegurar la viabilidad de las instalaciones más exigentes.

Sistemas de Colocación


La aplicación de los adhesivos se realiza por el sistema de capa fina, técnica de colocación que se adapta a los recubrimientos actuales (baldosa, cerámica, mármol, piedra natural y artificial) y a los diferentes soportes y superficies habituales en obra. La función principal del adhesivo, es la de conseguir una unión firme, duradera y segura entre la baldosa y la superficie de colocación.

Generalmente la capa fina se obtiene con espesores no inferiores a 5mm ni superiores a 15 mm. En el caso que sea necesaria para corregir deficiencias de planitud en paredes o suelos previamente se aplicara sobre el soporte base una capa de regularización de mortero de cemento.

La aplicación del adhesivo en capa fina podrá hacerse por simple encolado o por doble encolado.

En el simple encolado se extiende el adhesivo con la parte lisa de la llana sobre la superficie de colocación y posteriormente se peina con la parte dentada. Utilizaremos simple encolado cuando los recubrimientos son de dimensiones reducidas (900 cm2) y las exigencias no determinen otra técnica, se empleará una capa de 5mm de espesor aplicada con la llana dentada correspondiente.

En el doble encolado se aplica además una capa uniforme sobre el reverso de la baldosa antes de su asentamiento. Se utiliza en formatos de mayores dimensiones (900 cm2) que necesitan macizarse para garantizar un completo contacto con el adhesivo.





El espesor del adhesivo, no será inferior a 5mm aplicado con llana dentada. De esta forma se obtiene una completa transferencia del adhesivo, que maciza por completo el reverso de la baldosa y a su vez elimina cualquier hueco originado por la curvatura natural de las baldosas de grandes dimensiones.



Características del soporte


Limpieza: Se limpiará el soporte de restos de polvo, musgo, aceites etc.

Estabilidad: Debe ser estable. Si es de fábrica de ladrillo no se colocarán baldosas cerámicas hasta transcurrido 1 mes desde su realización. Si son bloques de hormigón debemos esperar 2 meses para la aplicación del recubrimiento cerámico.

Grado de humedad: Es importante controlar con un higrómetro de contacto, los soportes sensibles a la acción del agua y la humedad (por ejemplo los derivados del yeso), donde se prevea una colocación en la que se utilicen materiales incompatibles con el agua, y en aquellos donde la humedad contenida pueda provocar presiones capilares que alteren su continuidad.

Planicidad: La falta de planicidad del soporte medida con regla de 1m no debe superar los 3 mm (NTE – RPE). En caso contrario se aplicará una capa de regularización. Asimismo se procederá al picado de las juntas salientes (rebabas) y se rellenaran las oquedades (juntas, coqueras).

Inicio Morteros SATE SATE para particulares Información Técnica Sobre nosotros Contacto Aviso legal Mapa web youtube linkedin google plus