youtube linkedin google plus
MORTEROS Y SATE
desplegable
  • morteros de reparación

MORTEROS DE REPARACIÓN

ANEXO 1 Preparación del soporte

Los mayores éxitos en la reparaciones de hormigón se obtienen por el trabajo previo que se realiza. Ese trabajo previo debe contener la elección apropiada del producto, la planificación de los trabajos y, lo más importante por encima de todo, la preparación del soporte.

· El soporte debe estar limpio de restos de aceites, grasas, polvo e incluso pinturas de acabado previo que existan.

· Eliminar el hormigón deteriorado más 15 cm a cada lado de los desconches en el sentido de la armadura, mediante repicado o saneado mecánico hasta llegar a la armadura principal y dejarla al descubierto al descubierto. En caso de que no hubiera armadura, deberá eliminarse el hormigón deteriorado.

· Eliminar todo resto de polvo y partículas mal adheridas, preferiblemente con un soplado de aire a presión o, si no es posible, mediante cepillado intenso. Si encontramos armaduras, debemos limpiar las que estén oxidadas con cepillo de alambre o mediante chorreo de arena.

· Una vez limpia la armadura, es indispensable protegerla para evitar nuevas oxidaciones mientras se completan los trabajos aplicando un tratamiento inhibidor de la corrosión. En ese momento debemos valorar si es necesario incrementar las armaduras y, en caso afirmativo, proceder a hacerlo.


Al proceder a la reparación, es preceptivo seguir las pautas de aplicación del fabricante del producto. En algunos casos será necesario humedecer el soporte o aplicar una imprimación antes de la reparación con el mortero elegido.

Existen diferentes procedimientos de saneado, tanto manuales como mecánicos. La elección del método apropiado variará en función de la extensión del daño (área y profundidad), la localización (accesibilidad y posición) y cuestiones relativas a la seguridad e higiene de los operarios (por ejemplo, en sitios mal ventilados o sin ventilación se debe descartar la aplicación del chorro de arena).

PROCEDIMIENTOS MANUALES:


Indicados para superficies pequeñas de difícil acceso.

a) Picado.


Consiste en golpear la superficie de hormigón eliminando las partes débiles mediante un martillo y un cincel (también puede ser un martillo neumático o eléctrico) o mediante un desbastador.

Este método es recomendable para superficies pequeñas y de difícil acceso, deja un acabado muy irregular y hay un riesgo medio-alto a producirse fisuras o micro roturas en el hormigón adyacente al preparado.

b) Pistola de agujas


Consiste en golpear con agujas metálicas perpendicularmente a la superficie desplazándolas regularmente.

Este método está indicado para la eliminación de revestimientos y preparación de pequeñas superficies y de difícil acceso, con una profundidad de hasta 3 mm.

c) Abujardado.


Consiste en golpear con una herramienta con puntas en forma de pirámides o conos de pequeño tamaño, perpendicularmente a la superficie desplazándolas regularmente.

Este método está indicado para la eliminación de revestimientos y preparación de pequeñas superficies y de difícil acceso, con una profundidad de hasta 20 mm.

d) Cepillado.


Consiste en la eliminación de una capa muy superficial, de una profundidad de 0,2 mm, mediante un cepillo de púas de acero.

PROCEDIMIENTOS MECÁNICOS:


En general es más recomendable el uso de procedimientos mecánicos ya que son más eficaces y tienen un mayor rendimiento frente a los procedimientos manuales.

a) Fresado.


Consiste en la eliminación de capa de hormigón mediante una fresa. La fresa es una herramienta de movimiento circular continuo, constituida por unas cuchillas que a su paso va arrancando una capa de hormigón de hasta 5 mm de profundidad por pasada (no es recomendable mayor profundidad por pasada, para evitar daños en el hormigón sano).

Este método está recomendado para la eliminación de revestimiento y eliminación de superficies de hormigón de 3 a 10 mm.

b) Chorro de arena.


Consiste en proyectar sobre el soporte de hormigón un chorro de arena de sílice mediante un compresor de caudal variable en función de la distancia al soporte, con una presión de 7 atm aproximadamente. La granulometría de la arena estará comprendida entre 1 y 2 mm y el operario que realice el trabajo actuará provisto de una escafandra protectora ventilada con aire fresco.

Este método es rápido y económico, adecuado para dar una rugosidad ligera a las superficies, mejorando la adherencia entre materiales. Idóneo para la eliminación de lechada superficial, contaminantes y para la preparación de superficies para la posterior aplicación de pinturas y revestimientos delgados, el espesor de eliminación es de aproximadamente 0,75 mm.

c) Chorro de agua.


Consiste en proyectar sobre el soporte agua con una presión determinada, mediante un equipo especial, a través de una lanzadera provista de un aboquilla adecuada y con una presión en bomba controlada con un manómetro.

A baja presión hasta 18 MPa para la eliminación de suciedad, polvo, partículas sueltas, etc.

A alta presión de 18-60 MPa para la eliminación de la lechada superficial, contaminantes hidrosolubles, etc.

d) Chorro de agua-arena.


Sistema que combina los otros dos mencionados anteriormente, en el que se utiliza básicamente el equipo de chorro de agua a alta presión y una lanza de proyección con un dispositivo que permite incorporar la arena de sílice en la boquilla. De esta forma se reduce la presencia de polvo y partículas en suspensión que genera el chorro de arena, pero su rendimiento es menor. Está indicado para la eliminación de capas de suciedad, pintura, óxido, etc.

e) Granallado.


Consiste en la proyección de partículas abrasivas a gran velocidad que al impactar contra la superficie de hormigón elimina una capa de hasta 6 mm de profundidad.

Está indicado para la eliminación de lechada superficial, contaminante y revestimientos antiguos.

f) Lijado.


Consiste en pasar un taladro giratorio con un cepillo-lija con cabeza de diamante provocando la erosión de la superficie de hormigón, con un espesor decapa eliminada de hasta 0,15 mm.Este método está indicado para la eliminación de rugosidad del hormigón, pinturas finas y lechada superficial.